CHAPEADOR

¡ A S Í           E S !

Por mario NORIEGA VILLANUEVA

CHAPEADOR

Jamás un gobernador  del estado recurrió al chapeo para intentar que la gente lo admire y su preferencia se vaya para arriba para salir de las profundidades de la animadversión que le ha causado a los veracruzanos con su horrendo trabajo para gobernarlos. Tenía que ser el pozarricense Cuitláhuac García Jiménez, quien no podemos negar, sabe agarrar el machete y chapear. Lo hacía en la comunidad La Concha, donde vivió mucho tiempo antes de salir a estudiar. Y dicen que lo bien aprendido no se olvida. Lo demostró, eso no queda en tela de duda pero lejos de provocar una buena impresión, resultó al revés.

Quien menos le dijo en las redes sociales, fue que si para eso es bueno, pues que deje la gubernatura porque ahí definitivamente no da una y menos su secretario de gobierno Eric Patrocinio quien también le acompañó en esa “histórica” jornada de “labor social”, que no constituyó sino una patraña que tenía como objetivo intentar ganar simpatías para que la próxima encuesta que se haga, poder salir de las profundidades donde se encuentra por su pésimo gobierno.

Sin embargo, las cosas no han salido como lo pensaron sus asesores quienes –imaginamos fueron los que le sugirieron este ridículo–, demostraron su cerebro de camarón –sí saben de qué está compuesta la cabeza del sabroso alimento al que hacemos referencia ¿verdad?–, pero más mal se vio el jefe del ejecutivo, tomando su machete y empezar a chapear, para limpiar un terreno.

Parece que Cuitláhuac García Jiménez, tendrá que cambiar de asesores, porque si de por sí, cada mes que surgen las encuestas y son publicadas va de picada, pues ahora, no lo dude, aparecerá todavía más abajo. Hemos conocido a presidentes municipales de esta ciudad, por ejemplo, organizar a gente de diversas colonias, para ir a barrer las calles del centro, pintar las guarniciones y son ellos los que se ponen a la cabeza de los trabajos, y sí resulta, pero no es igual. Aquí, si ha dado buen resultado, pero a nivel estatal se ve mal que un gobernador, haga estas ridiculeces. Los encargos entre uno y otro, la personalidad, son distantes. No se comparan.

Para bien de Cuitláhuac, el nacido en una maternidad a la vera del arroyo del Huéleque, hace ya unas decenas de años, ojalá que le genere buenos resultados este ridículo, pero sinceramente, a juzgar por los comentarios de Juan Pueblo, quién sabe.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com