¡ A  S Í         E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

MAÑOSA

Nadie ignora ni mucho menos desconoce todas las argucias que se hacen en la Fiscalía Estatal para eliminar delitos o  reclasificarlos para beneficiar a determinadas presuntos delincuentes o reducir tasas de criminalidad como por ejemplo, el feminicidio. La propia fiscala Verónica Hernández Giadáns, acepta que por ejemplo en este aspecto, según información que ella misma proporcionó en una comparecencia ante diputados locales, que el año pasado fueron abiertas 182 carpetas de investigación, solo se judicializaron 73, o sea que eso representa un 40 por ciento de todas.

Si bien es cierto, que pueda ser verdad su afirmación ante legisladores, de acuerdo como se han publicitado los casos, aparentemente se trata de  feminicidios. Claro, se tienen que analizar bien los hechos, sin embargo, de acuerdo con las  informaciones periodísticas, si existen los elementos para tipificar así, las privaciones ilegales de la libertad y posterior privación de la vida de muchas mujeres asesinadas, pero los fiscales se encargan de eliminar ese delito, obvio obedeciendo la línea que les marca la fiscala para cada caso, con lo que quieren aparecer que el feminicidio va a la baja, lo que los propios diputados dudan pero también  tienen órdenes “de arriba”, según disculpan  su actitud, de evitar esa clasificación  del ilícito.

La misma fiscala aceptó que ilícitos como los secuestros y los homicidios dolosos, en diferentes partes del estado, sufrieron un incremento en el 2020 de un 28 por ciento –aumentaron las muertes violentas en contra de las mujeres–, conforme a las estadísticas que lleva la dependencia a su cargo, o sea que no ha sido lo suficientemente ineficaz la seguridad pública a lo largo y ancho del territorio veracruzano.

La zona sur, centro y en menor rango el norte son las que ha sido donde mayor número de muertes dolosas se cometen y un gran número no llegan a ser aclaradas y por lo tanto, los autores de esos delitos, no son capturados y hechos comparecer ante la justicia para que paguen con cárcel sus actitudes punibles. Y los casos de mujeres sacrificadas van en aumento en Veracruz donde se dan en un buen número. Recién se publicitó la, muerte de seis y pocos días después, otras tres. Últimamente, el crimen de una ex diputada y ex alcaldesa  de Cosoleacaque, en fin, que esto parece un cuento de nunca acabar y manifiesta la ineptitud de la fiscala y su equipo de trabajo. Se han dado ya varias alertas de género, pero eso y nada ha resultado lo mismo. ¿Todo es culpa de los gobiernos pasados? Al menos esa es la disculpa que a nivel nacional y estatal, se estila para evadir la ineptitud.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com