¿NO ES DEUDA?

¡ A S Í          E S !

Por mario NORIEGA VILLANUEVA

¿NO ES DEUDA?

Vamos, que él sea, no quiere decir que todos los veracruzanos que razonan, también lo sean y ya se están cansando de que cada que se le antoje, los endeude solicitando empréstitos, que los más de 8 millones de “gobernados”, tienen que pagar. Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz, piensa y actúa imitando totalmente al dictador ubicado en la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, confiado en que tiene una aplastante mayoría en el Congreso Local que le autorizan todo y los tiene como cómplices en estos actos de corrupción en que se convierten estos dichosos préstamos cuyo destino generalmente no se aplica para lo que supuestamente se solicitó.

Por eso también, desde la ciudad de México, los comunicadores que están pendientes del quehacer de los gobernadores como Cuitla, el chapeador –en esto sí parece que es su verdadero oficio–, dicen hacer en bien de sus gobernados pero que las pruebas son fehacientes de que en dos años casi, no ha hecho sino hacerse el desentendido en problemas tan serios como la seguridad pública –Veracruz, vive una era de pánico como nunca jamás–, un desorden económico y por consiguiente un desequilibrio social total.

Y todavía se atreve a seguir endeudando al estado con mil 100 millones de pesos que según él, no es deuda, sino un adelanto de las participaciones federales que recibirá en lo que le resta a su gobierno, creyendo que los veracruzanos  se van a chupar el dedo. Eso, aquí en China y en Japón, como en cualquier otro país, es un empréstito que se tiene que pagar. Los bancos no le van a soltar la lana así porque sí o sea, en las condiciones en que Cuitláhuac, así lo cree y maneja, creyendo que los veracruzanos, son unos verdaderos tarugos. ¡Qué inocente! Todos y preferentemente la mayoría, sabe que serán ellos los que tendrán que pagar.

 El banco, ya le soltó el billete porque  viven de eso, de prestar a los ambiciosos “gobernantes”. Total a ellos no les interesa en lo absoluto la suerte de más de ocho millones de personas entre adultos, jóvenes y niños. A los banqueros les vale un cacahuate que más de la mitad de veracruzanos, apenas tengan para mal sobrevivir  y muchos otros viven, porque Dios los protege con su infinita gracia, solo quieren aumentar sus fortunas gracias a rapaces gobernantes. Qué futuro le espera al estado, si en los próximos cuatro años, no verá fortalecido su presupuesto, porque todas las participaciones federales, ya quedaron comprometidas.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com