¡ A S Í          E S !

Por  Mario NORIEGA VILLANUEVA

PAVONEO

Sintiéndose todo un pavo real hembra, la “veracruzana” –así le llamó Cuitláhuac García Jiménez–, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, llegó a Veracruz, a darle el espaldarazo al “honesto, trabajador y buen gobernador” –como lo quiso vender siempre sin el mínimo éxito el presidente Andrés Manuel López Obrador–, sintiéndose ya como la próxima persona que se siente en el cómodo sillón de palacio de gobierno y poder disfrutar a plenitud, de la Casa Veracruz, a donde fue invitada por quien rindió un  informe plagado de mentiras, de sus dos años de “gobierno”. Dos años infames para el pueblo jarocho, período en que lejos de avanzar, retrocedió en todos los aspectos, principalmente en seguridad pública, educación, desarrollo económico y social y en general en todos.

La Chío, acostumbrada a la ostentación como dio muestra recorriendo todo el estado en su campaña a senadora, en camionetas último modelo y hospedándose en los mejores hoteles, apenas le cayó de perlas la invitación a la Casa Veracruz, llena de comodidades, un palacio en toda forma sintiéndose como si ya fuera la “dueña” de tanta opulencia que representa una bofetada a los indígenas veracruzanos que apenas tienen para comer porque están en la pobreza, un estado que contrasta con el de todos y cada uno de los “honestos” funcionarios de la 4T.

Los veracruzanos estuvieron muy pendientes de toda la sarta de mentiras que les informaba su gobernador para el cual no existe la inseguridad, la educación recibe impulso y la obra pública, la ve el pueblo, en lo cual tiene razón porque se da cuenta de que la obra pública que se realiza se hace con materiales de pésima calidad y han tronado las losas –aquí en Poza Rica, se tienen algunas muestras de esas deficiencias o verdaderos actos de corrupción–, pero eso no lo dijo Cuitláhuac García Jiménez, en un corto “informe” de sus dos años de un gobierno deficiente, corrupto y que está endrogando a los veracruzanos de por vida con tanto préstamo de miles de millones de pesos.

Este gobierno y el titular del poder ejecutivo, es ni más ni menos algo que se denomina traición a todo un pueblo –más de 8 millones de veracruzanos–, que ya no soporta esta situación de una inseguridad  verdaderamente crítica ante un gobernador ineficiente, inepto y que ha hecho de la corrupción, algo superior a lo que sucedía en el pasado, en el cual escuda su carencia de capacidad absoluta para gobernar. Definitivamente los jarochos no tienen memoria de haber padecido un gobierno como el de Cuitláhuac García Jiménez.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv89@hotmail.com