¡ A S Í           E S !

Por mario NORIEGA VILLANUEVA

SACUDIDA

El gobierno del pozarricense de nacimiento Cuitláhuac García Jiménez, ha sido uno de los peores de la historia de Veracruz. A decir verdad, nadie de su gabinete ha realizado una labor que beneficie  a los veracruzanos, vamos ni siquiera él mismo, pero es el gobernador y tiene la facultad de salvarse él mismo y sacrificar pues digamos, a la mayoría, si no a la totalidad de sus colaboradores,

Los veracruzanos ya están hastiados de 21 meses de mal gobierno y si nos apresuran, ustedes pueden preguntar a los paisanos, quien merece ser relevado y la respuesta será la misma “¡Todos!”. Pero eso no es posible porque el gobernador, no se va a cambiar por sí mismo, más si tiene la facultad para relevar al o los colaboradores que él considere, no le están respondiendo.

La verdad conforme a la apreciación de los veracruzanos, no hay nadie que escape porque todos han fallado y mire que los medios se encargan de exhibirlos a uno por uno, por todas las pillerías que han hecho en estos 21 meses en los que incurrieron en actos de corrupción como en las buenas épocas del priismo. Repetimos, Cuitláhuac, no se puede cambiar él mismo, pero sí puede relevar a quienes él considere que de plano, no dan una y lo hacen quedar en mal.

Actos presumibles de corrupción, se han ventilado en los medios escritos, virtuales con mayor insistencia de los titulares de las Secretarías, general de gobierno, infraestructura y obras públicas, turismo, educación y cultura, seguridad pública, entre otras cuyos deshonestos desempeños de sus titulares, han sido hechos públicos con amplitud y con pelos y señales.

De tal manera que con la información que se difunde casi a diario de cada uno de los presuntamente corruptos secretarios de gabinete, que el jefe del ejecutivo estatal debe tener en sus manos, tiene lo suficiente como para decirles “adiós Nicanor” y darles las gracias. Y mejor sería que los pusiera a disposición de la Fiscalía del Estado, para que respondan y devuelvan los recursos públicos de los que han dispuesto para su beneficio personal.

La realidad es que el paisano debe ejecutar a otros y no acabar de hundir a su gobierno y a los veracruzanos, porque de lo contrario, él es quien tendrá que pagar las consecuencias de gente que le impusieron y que ni siquiera son del estado sino “invasores” provenientes de otros.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com