¡VÁLGAME!

¡ A S Í           E S !

¡VÁLGAME!

Si las informaciones últimas de los hechos violentos sucedidos en el sur del estado, difundidas en varios medios de comunicación a nivel regional, estatal y nacional –prensa escrita, radio, televisión  y virtuales–, son ciertas, no hay más que encomendase al padre celestial, porque la inseguridad lejos de abatirse como todos los veracruzanos quisieran, se hará todavía más implacable, pues se afirma que tanto el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, como Eric Patrocinio Cisneros Burgos, secretario general de gobierno; Hugo Gutiérrez, secretario de seguridad pública y la fiscal general del  estado, Verónica Hernández Giadáns, solapan y protegen las actividades delictivas. ¡Válgame!

Si los cuatro principales funcionarios del gobierno, responsables de cuidar de la seguridad ciudadana y la tranquilidad del estado, tienen compromiso con los distintos grupos  de la delincuencia organizada porque no se quieren quedar atrás de lo que hace el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ordena la libertad de uno de los más importantes delincuentes y después saluda a la abuela de éste, poco nada puede hacer la población por aspirar a algún día  a tener  la paz y la tranquilidad que les dé la oportunidad de realizar su labor productiva normalmente sin estar expuestos a sufrir en cualquier momento, un atentado que les pueda privar de la vida. La población se muestra llena de pánico por los sucesos de la tarde-noche del miércoles último, cuando grupos bloquearon  vialidades, incendiaron lo que les dio la gana y la verdad, no es para menos.

Es muy valiente, aunque dadas las circunstancias hasta osado, el reclamo del alcalde de Acayucan, Cuitláhuac Condado Escamilla, quien superando su temor exige la presencia de su tocayo el gobernador García Jiménez, en ese municipio para sostener una reunión, donde le pedirán que cumpla con su obligación de proporcionar seguridad a la población y ordene abatir las desapariciones, extorsiones, crímenes, feminicidios, etc., que ya son insoportables en esa zona que está como parece estar la entidad. Estaremos pendientes de todo cuanto suceda, si García Jiménez, se anima a ir, a enfrentar a los pobladores de esa región que es la más lastimada por acción de los grupos delincuenciales que operan por allá.

Los hechos del miércoles ocurrieron como todos ya lo saben en el corredor Acayucan-Coatzacoalcos, la zona más asolada. El gobernador, el secretario de gobierno, el titular de la SSP y la fiscal estatal, están enterados de todo cuanto ocurre por aquellos lares, donde lo reclama no el alcalde de Acayucan, sino todos los habitantes de los municipios que integran toda esa importante zona, pero la inseguridad, no solo es privativa de la zona sur, es en todo el estado.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com