DONALD TRUMP

¡ A S Í           E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

DONALD TRUMP      

“Lo que siembras, cosecharás”. Reza el dicho y el todavía presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, sembró violencia, guerra, en su megalomanía de sentirse el hombre más poderoso del mundo. Él mismo decía que gobernaba en el país más poderoso del orbe. Por eso buscó enfrentamientos con otros sobre todo, de los países asiáticos, en los que encontró  respuesta que no le agradó mucho al grado de buscar luego el diálogo.

Hoy, Irán solicita el arresto del busca bullas, considerándolo el asesino intelectual del general Oasem Soleimani, uno de los más altos jefes de ese país, muerto en un ataque con aviones no tripulados, ordenado por el presidente norteamericano el 3 de enero del año pasado y por el cual tendrá que pagar tan pronto como lo arresten después de terminar su mandato el 20 de este mes, pues ya Irán solicitó a la Organización Policial Internacional  (INTERPOL), el arresto del presunto homicida y de 47 funcionarios más que intervinieron en la operación que tuvo como objetivo asesinar a Soleimani.

Los nombres de esos 47 involucrados en ese asesinato, obviamente no se dieron a conocer pero las ordenes de aprehensión, tendrán que cumplirse una vez que el presidente Trump vuelva a ser un ciudadano común y corriente. Será entonces cuando empiece a pagar todas y cada una de las cosas que por dar rienda suelta a su megalomanía, dispuso en perjuicio de otros. Y faltarán en Estados Unidos otras acusaciones que seguramente le caerán encima por tanta deuda que tiene y que ponen en peligro la propiedad de sus hoteles y demás empresas, así como su libertad.

El hombre “más poderoso del mundo”, quedará reducido a la nada y con todo lo que hizo, le caerá en cascada la acción de quienes en su momento se vieron afectados por las actitudes soberbias del mandatario, que todavía se niega a aceptar la derrota y recurre a artimañas amenazando a autoridades electorales para que cambien los resultados que le fueron adversos, en su desesperación por salvarse de todo lo que le sobrevendrá y de lo cual no tiene escapatoria.

Esto será, sin embargo, un serio problema para el futuro gobierno estadounidense. La situación de Trump, se complica más todavía, con los llamados que ha realizado a sus huestes a manifestaciones de protesta e incurriendo en actos que violentan la democracia de los Estados Unidos. Su actitud es totalmente irresponsable y tiránica.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com