¡ A S Í          E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

EL CAPITOLIO

La información de que los extremistas estadounidenses, quieren volar el capitolio cuando el presidente Joe Biden, esté dentro, lo que puede suceder en pocos días, cuando el mandatario se presente a pronunciar un mensaje en el que aparte de insistir en el llamado a la unidad para que Estados Unidos, siga manteniendo el liderazgo mundial, dé a conocer un resumen de las acciones de los primeros días de su gobierno.

No somos catastrofistas, ni mucho menos, pero esa intención criminal tiene un jefe que pudiera obedecer a intereses extranjeros, porque el sistema que se utilizó para el asalto al capitolio el pasado 6 de enero, para intimidar a quienes debían validar –y finalmente lo hicieron–, el triunfo de Biden, se asemeja a otros países que con gusto ayudarían a quienes quieren destruir al nuevo sistema y deshacer al país para establecer la anarquía en la que se enfrentarán todos contra todos, los estadounidenses.

No pocos sostienen que el pueblo norteamericano es un pueblo con habitantes “nacidos para matar”, algo que cobra verdad con los   en instituciones escolares y con el asesinato que los elementos de los diversos cuerpos de policía, cometen de un tiempo hacia acá, muy seguido. Se ratifica esta apreciación con el asalto al capitolio, que el ex presidente Donald Trump, no quiso evitar y antes al contrario, lo alentó en su ambición paranoica de reelegirse para otros cuatro años.

La mayoría de los estadounidenses, aguantaron ese cuatrienio de terror, en el que se enfrentó a las diferentes fuerzas políticas con el objetivo de generar condiciones que permitieran ganar la elección, pero los ciudadanos del vecino país, ya se mostraban hartos de excesos de poder y la constante amenaza a otros países que le respondieron y le bajó un tanto a esa intención, cuando le respondieron la amenaza con algo que erizó los pelos al mundo y principalmente a los norteamericanos, porque sencillamente la dijeron que con apretar un botón, acabarían con la sede del gobierno..

Trump, pretendía apoderarse del mundo pero no lo pudo conseguir, porque la respuesta esa a sus amenazas lo aquietó en cierto modo, tanto que buscó y consiguió un diálogo con quien oprimiría el botón a distancia. Esta nueva intención de desequilibrar al país más poderoso del mundo, es todavía más peligrosa porque de ahí  pueden generarse conflictos que terminen en declaraciones de guerra. El gobierno estadounidense, dispone de un sistema muy fuerte de seguridad para sofocar a los terroristas –eso son–, pero es obvio que costará muchas vidas de gente que no tiene nada qué ver, pero que se verá involucrada.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com