ANTISOLIDARIO

¡A S Í     E S!

Por mario NORIEGA VILLANUEVA

ANTISOLIDARIO

Los mexicanos no podrán superar la pandemia del COVID 19, por el importanadismo de un gran porcentaje de la población, la falta de cultura de la salud, la ignorancia, la pauperidad y por si eso fuera poco, por un capricho del presidente Andrés Manuel López Obrador, de  hacer a un lado al Secretario de Salud, poniéndolo en evidencia quizá porque no confía en su capacidad para afrontar el problema que significa este virus mortal –más de 83 mil muertes y es posible que pronto la cantidad al final de año, deje atrás los 100 mil–, que cuánto daño ha causado en la población y colocar como responsable a quien sí ha demostrado ineptitud.

Lo abordo porque ya ven que hoy, como no se ha podido detener la pandemia, hay gente especializada que comenta el error de paralizar totalmente el movimiento económico y a siete meses de esto, muchas empresas han quebrado y otras están por tronar. No hay empleo, ni intenciones por reactivarlo, aunque ahora se simulan intentos inútiles porque ya todo está prácticamente perdido. Por más que se ha impulsado el “Quédate en casa”, usa cubre bocas, sanitízate, lávate las anos constantemente, note toques la cara, en fin, hay un buen porcentaje de ciudadanos que no hacen lo uno, ni lo otro con una irresponsabilidad tal que refleja anti solidaridad, ignorancia, que si se da la total apertura de todos los negocios y empresas que aún mal sobreviven, las cosas seguramente se pondrán más difíciles porque además, gran parte de la población no está dispuesta a llevar a la ejecución toda  las medidas de salud que se han recomendad porque además, están en un estado de pobreza que contrasta con la inmensa riqueza de antaño en la ciudad, y no tendrían para estar adquiriendo diariamente los todos esos productos que se requieren para cuidar la salud. Hay algunos sectores donde no tienen ni siquiera agua para sus necesidades prioritarias, por ejemplo.

De manera que ya a estas alturas tratar de volver a la normalidad –nada de nueva, simplemente normalidad–, y que todo mundo vuelva a transitar las calles como antes, significará un gravísimo riesgo para todos. Dirá el gobierno regalamos los cubre bocas como sea venido haciendo pero que resultan insuficientes igual que el gel, además de que la gente los recibe y quizá los use un rato, pero luego, la incomodidad y el riesgo a la hipoxia por estar respirando por muchas horas aire viciado  y por consecuencia envenenado, resulta peor.

Si la medida se hubiese adoptado desde el principio, nadie se hubiera quedado en casa ni tampoco las empresas hubiesen quebrado, todo estaría mejor que ahora.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com