DE A GUEIS

¡ A S Í        E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

DE A GUEIS

O lo aceptan o no tendrán ni beneficios de los programas sociales ni menos les harán efectiva la indemnización por daños. Qué quiere decir esto, sencillamente que la Federación está confabulada con los empresarios que en otros lugares están destruyendo el manto freático y ocasionando diversos problemas a los campesinos primordialmente, porque es en el campo donde se presumen los más ricos yacimientos de hidrocarburos.

El fracking es un sistema que tiene por objetivo principal, destrozar los mantos freáticos para poder llegar a los yacimientos donde instalan sus pozos las empresas extranjeras, para poder extraer la riqueza que representa el oro negro, sin importar todos los daños que provoca porque las fracturas contaminan el agua que a través de pozos extraen los campiranos para su uso y la que ya no pueden beber salvo que se arriesguen a contraer enfermedades.

La postura de los hombres del campo donde se pretende practicar este pernicioso sistema de explotación del petróleo, es firme según lo expone Oscar Espino Vázquez, miembro de la Red por los Derechos Humanos de Papantla y del Congreso Nacional Indígena, organismos que ayudan a evitar que, en esta región, se implante el fracking como norma. Ya se ha realizado en algunos lugares por eso es que se investigó sobre las consecuencias que este sistema provoca y que, si bien es cierto, se logra extraer el crudo con mayor facilidad, también es cierto que los perjuicios son serios.

La resistencia de los campesinos permanecerá hasta que se frene definitivamente este proyecto que pretende ejecutarse en varios municipios de la zona norte del estado y que ha puesto de manifiesto el contubernio entre gobierno federal, Pemex Empresa “Productiva” del Estado (PEPE) y empresas extranjeras que son las que quieren afectar al campo mexicano para “convencerlos”, ahora los amenazan con retirarles los programas sociales y las indemnizaciones que la empresa paraestatal les adeuda.

Sin embargo, están en la lucha y no declinarán en su actitud porque saben que no son ellos nada más los perjudicados sino sus familias que se quedan sin el abasto del vital líquido a causa del envenenamiento que fracturar los mantos terrestres y tener que soportar todo el daño que esa práctica representa por lo que habrán de aguantar los embates contra ellos, pero no permitirán que se siga fracturando el suelo de sus comunidades. Por la vía legal, habrán de pelear lo que por derecho les corresponde.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com