¡ A S Í           E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

DEFENSA

Hemos escrito y lo seguiremos haciendo, que quien más interesado debe estar en crear un ambiente de paz y tranquilidad con miras al proceso electoral del 2021 –primer domingo de junio–, es el Presidente de la República, como responsable de un gobierno que realmente no solo se diga, sino sea democrático, respetuoso, pero ya vemos que con Andrés Manuel López Obrador, eso sencillamente no es posible por su frustración que no lo abandona y su deseo de venganza, así como hacer de México, un país de enanos mentales que obedezcan sin más ni más sus órdenes a través de una tiranía que ha ido construyendo corrompiendo a las fuerzas armadas.

Me llamó mucho la atención el análisis de Claudia Ruiz Massiú, publicado en un medio local y algunos nacionales digitales en el que se precisa que el Poder Judicial es garante del Estado de Derecho porque eso es muy cierto, si el gobierno de la República se divide en tres poderes –ejecutivo, legislativo y judicial–, de los cuales es dueño hasta ahora, el jefe del ejecutivo federal –legislativo y por supuesto, el ejecutivo–, pero ante el Poder Judicial, se ha estrellado, porque no selo ha podido agenciar hasta el momento y es el que le ha dado intensos dolores de cabeza y serios malestares estomacales seguramente, a juzgar por sus virulentas reacciones tiránicas.

Si él se dice respetuoso de la democracia debe entender que un gobierno como el de México, de acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, debe respetar la autonomía de cada uno y no generar como lo hace, un ambiente muy negro ahora, pero que puede ser más rojo de lo que se sucede en algunas partes del país incluido Veracruz, donde han, muerto merced a la violencia generada por las diferencias políticas, diputados, alcaldes, precandidatos a alcaldes, ex alcaldes, en fin.

Luego entonces, la obligación de López Obrador, debe ser no llamar a romper el orden legal constitucional. En el caso de las decisiones acordadas por el Poder Judicial a través de la Comisión de Fiscalización, tiene que ser respetuoso de la Ley que, si no conoce mal, muy mal se ven sus asesores o él si sencillamente los manda a volar si le aconsejan eso. La tiranía aún no tiene cabida en este país, pero al presidente, le interesa construirla y lo está haciendo. No le interesa si con convocar a la violencia, porque a eso equivale eso de que “el pueblo decida” cuando finalmente, no es nadie sino él, quien lo hace. Lo que pasa es que su frustración que heredó desde la oposición, lo absorbe totalmente y no le deja ser respetuoso de la verdadera democracia.

Dice Claudia Ruiz Massiú, “Los ataques directos a quienes integran el Poder Judicial, por el simple hecho de estar en desacuerdo con sus resoluciones, no solo ponen en riesgo su autonomía, también vulneran indirectamente –diríamos más bien directamente–, los principios fundamentales del estado democrático de derecho” –.

Y no nada más eso, remata con una convocatoria: “Para defender estos principios, defendamos ahora más que nunca, a la autoridad que los garantiza: el Poder Judicial”. Dicho en otras palabras, que se desoigan los llamados a la violencia, vengan de donde vengan.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com