CORRUPCIÓN

¡ A S Í           E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

CORRUPCIÓN

Quiérase o no, lo que hacen los ediles desde el presidente hasta el último de los regidores, desde el inicio de la pandemia, no se le puede denominar de otra manera sino corrupción y una traición al pueblo al que juraron servir con responsabilidad con la oferta de un cambio que no se ve. Lo que sí es visible es que están cobrando salarios altísimos sin hacer nada absolutamente, sino solo andar como desesperados –de todas las extracciones representadas en la Comuna–, es perder en tiempo en acciones políticas. Si no acudían a sus labores en tiempo bueno, con la pandemia, de plano, los cubículos están cerrados.

El alcalde Francisco Javier Velázquez Velasco, lejos de poner el ejemplo con acciones verdaderas que realmente beneficien a los pozarricenses, se dedica a entregar “obras” que son financiadas por el gobierno federal vía estatal y de pésima calidad, pero le sirven para darse “baños de pueblo” que tanto necesitan los morenistas pero les da vergüenza hacerlo porque no tienen argumentos valederos para disculpar los actos de corrupción que han dejado atrás a todos quienes han estado en el poder municipal.

No atender como se debe a la ciudadanía, no puede ser otra cosa que corrupción, porque no cumplen con su obligación de servir al pueblo, atendiéndoles en sus oficinas, porque para eso se les pagan puntualmente salarios exorbitantes, tanto que no tiene precedente lo que gana el presidente, la síndica, los regidores, personal de confianza como los jefes de área, directores, etc. Sobre todo en los casi nueve meses de pandemia y los que se atrevieron a ir a cumplir con sus trabajos, sin protegerse debidamente ni guardar la sana distancia, ya no están en este mundo.

Por eso se calificó en un momento dado a palacio municipal como el principal foco de contagio, pues otros también presentaron esos síntomas pero afortunadamente la libraron y hay otros que todavía están enfermos. Y eso se debe a que al alcalde Velázquez Velasco, imitando las actitudes del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, a quienes les valió un comino  tomar con oportunidad las providencias necesarias para evitar un impacto como el que se está padeciendo y que mantiene a México –Veracruz principalmente–, todavía con un grave riesgo de que el COVID 19 cause un mayor daño.

En el país, ya se superaron con mucho, el millón de casos y los más de 100 mil muertos. Poza Rica, en los últimos reportes oficiales superaba los 5 mil y los 300, respectivamente, estando en semáforo rojo aún.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com