¡ A S Í          E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

EL FRÍO

De aquí hasta febrero y quizá hasta marzo la población deberá acostumbrarse al frío. Los frentes estarán llegando cono diferentes intensidades. Las más bajas serán desde la segunda quincena de este mes y por todo enero. En febrero y marzo, quizá disminuyan y no sean tan agresivos pero de todas maneras, hay que tener mucho cuidado y estar bien preparados para que las enfermedades de esta temporada no vayan a provocar dificultades en la familia.

Hasta el momento, no hemos visto ni leído mensaje alguno de las autoridades sanitarias solo de Protección Civil, con sus alertas oportunas que la gente debe observar porque el frío empieza a sentirse sobre todo en las madrugadas. Hay mucha gente indigente que duerme a plena calle y corre graves riesgos de una hipotermia por lo que el sistema municipal del DIF, debe mantener abiertos los albergues donde puedan tener cuidados y evitarles la exposición al frío, puesto que si la temperatura les baja demasiado el riesgo es grave y puede ocasionarles la muerte.

Ya se tiene mucho con la pandemia como para que encima vengan calamidades como ésta a las clases humildes que han aumentado en estos últimos nueve meses, pues quienes apenas tenían para solventar sus necesidades familiares, hoy sin trabajo no tienen ni para eso y han quedado desamparados y a la buena de Dios porque no se sabe hasta cuándo va a terminar este viacrucis porque no hay modo aún de detener al COVID 19. Las vacunas todavía no están totalmente listas como para que signifique un freno y los gobiernos la prevén unos a finales de este mes o enero a más tardar y aquí en México, se está todavía deshojando la margarita.

Lo más probable es que se pase todo el 2021 en las mismas condiciones que ahora pero ya con la amenaza de una parálisis total porque los empresarios, los que generan empleo y movimiento económico, están quebrando y en la ciudad se puede ver que ya son muchos los negocios que han cerrado y no temporalmente como pudiera pensarse, sino definitivamente porque no hay esperanza de que la situación mejore.

Pero si la pandemia ha diezmado la población mundial y en México se ha resentido con más de 100 mil muertos de los cuales Poza Rica ha “cooperado” con casi 400, el frío también puede aportar su cuota junto con el dengue. Por eso, como se pueda, la población tiene que cuidarse. El problema es ¿cómo?

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com