¡ A S Í           E S !

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

¿NARANJA?

Encomendémonos a nuestro Padre Celestial porque será una herencia muy grave la que se deje a Poza Rica, por sus propios hijos, particularmente de aquellos que no entienden que queramos o no, hay que guardar las medidas sanitarias que se han recomendado por el sector Salud. Tan pronto se inició diciembre, empezaron las fiestas y las aglomeraciones de gente que sin reparar en nada, mantienen su terquedad de no usar el cubre bocas y menos guardar la sana distancia.

La ciudad, no está en color naranja sino en un rojo –aunque las autoridades locales sostengan lo contrario–, que se va a intensificar mucho más, en este diciembre del que ya está corriendo el noveno día, Las concentraciones por las peregrinaciones que prohibió la iglesia, se llevan a cabo por gente que tiene un cerebro negativo y anti solidario ante esta pandemia mundial del COVID 19 que se ha recrudecido y ante esta desobediencia de mucha gente de no usar el cubre bocas, único modo de evitar el contagio, esta urbe tendrá un repunte terrible.

El gobierno local no entiende que hay que sacudir el cerebro para generar estrategias adecuadas y ponerlas en vigor para que se intente en serio, detener el avance de la enfermedad, pero ni el presidente municipal ni ninguno de los demás ediles incluyendo a la síndico, se les ha ocurrido algo efectivo y sus llamados a la población son tan torpes que nadie les hace caso y por eso es que se están dando estos problemas que conllevarán a una situación todavía más difícil.

El alcalde Francisco Javier Velázquez Velasco, hace solo el ridículo en lugar de sugerir acciones de verdad positivas, estrategias adecuadas como lo merece la situación actual. El comisionado para atender el problema, solo se dedica a realizar acciones que le generen ingresos y a promover sus negocios, pero nada efectivo contra el COVID 19 y hemos de insistir las cosas se ponen cada vez más peligrosas y los estarán con mayor razón, ante la obcecación de muchos pozarricenses a los que no les interesa la vida propia menos la de los demás.

La plaza cívica, con la instalación del tianguis navideño ahora foco de infección por el hacinamiento de puestos y de gente que acude, muchos ni siquiera usan el cubre bocas, fácilmente pueden contagiarse y contagiar a sus semejantes. Al alcalde le valió poco ver cómo el director de comercio, José de Jesús Luna Kuri, se hizo de dinero por autorizar esta barbaridad. El chiste es reunir lo más que se pueda de recursos para la compra de votos con miras al proceso del 2021

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com