¡ A S Í            E S !

Por mario NORIEGA VILLANUEVA

PRESIONES

El centro de la ciudad, al menos por la calle 4 Norte que al sur desemboca hacia el bulevar Lázaro Cárdenas y al norte hacia el cine teatro social de la Sección 30, una de las que mayor tráfico registran y que es clave para la conexión con todas las calles del corazón de esta urbe, quedó abierta. No aguantaron la presión las autoridades municipales ni las de Tránsito.

El argumento es bueno, para así ir reiniciando el movimiento económico, porque  así se abrirán mayores oportunidades, pues se registrará una mayor actividad y más intensa, lo que favorecerá a todo el comercio de centro, pero acrecentará el riesgo de contagio por el coronavirus COVID 19 y hay que recordar que Poza Rica, aún está en semáforo rojo.

Si desde un principio, se hubiesen adoptado medidas como las que seguramente se pondrán en vigor, se habrían evitado muchos dolores de cabeza, pero bueno, “cada cabeza es un mundo” y peor cuando no se tiene ni idea de lo que representa el riesgo por una pandemia como la que tiene la economía paralizada desde hace casi 6 meses. Nadie supo cómo enfrentarla ni las estrategias que se deberían de adoptar.

Las cosas se complicaron cuando se ordenó el cierre del centro de la ciudad, el corazón prácticamente de la actividad económica, pues aquí se localiza el grueso del comercio de donde el pueblo se abastece de sus insumos principales o se localizan oficinas y bancos importantes, que de pronto, se volvieron inaccesibles porque quedó prohibido el acceso.

Los automovilistas –taxis de todo tipo de servicio–, autobuseros –locales y sub foráneos–, el transporte particular, todo desquiciado porque tenían que dar rodeos para poder pasar de un lado a otro de la ciudad, hacia el rumbo al que iban, norte, sur, este y oeste, cuando antes solo atravesaban el centro y ya. Si en lugar de esa medida, se hubiese implementado una estrategia adecuada para evitar el avance del COVID 19, otra cosa habría sucedido y la gente seguramente que habría respondido, pero no se supo nada al respecto y vinieron las complicaciones.

Taxistas, comerciantes ambulantes, transporte urbano y la sociedad misma, presionaron en forma constante a las autoridades que no soportaron y finalmente cedieron. Ojalá y realmente todo sea para bien y se frene el COVID 19.

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com