VUELVE EL ROJO

¡ A S Í         E S !

Por mario NORIEGA VILANUEVA

VUELVE EL ROJO

La realidad es que, dadas las circunstancias y el valenadismo de los propios  pozarricenses, la ciudad nunca ha dejado el “semáforo rojo” por cuanto hace a la pandemia del coronavirus o COVID 19 como guste usted llamarle, dada la ineptitud e indolencia del alcalde Francisco Javier Velázquez Vallejo, a quien le valieron gorro las muertes de sus amigos y colaboradores Plácido Alvarado Guzmán y Hermilo Martínez García, a juzgar por su dicho “no es responsabilidad de mi gobierno lo que está pasando en su interior y en Poza Rica, porque en todo caso, la salud es responsabilidad de cada ciudadano”.

O sea que la muerte de sus colaboradores fue culpa de ellos mismos por no haberse cuidado ni atendido a tiempo. Como alcalde, no puede saber lo que le  pasa a cada uno, lo cual es muy cierto pero tratándose  de gente de su confianza y por lo tanto de su cercanía, seguramente que se enteró todavía oportunamente como para haberles ayudado a tratarse para quizá evitar el fatal desenlace, pero…Bueno, lo sucedido, ya pasó y no se podrá remediar, pero el error más grande, es haber dispuesto que la actividad se reanudara sin más ni más.

Eso, ha desembocado en que Poza Rica, no vuelva continúe con “semáforo en rojo” y en riesgo de que el problema se vuelva más crítico pues si hoy son 587 los casos y más del centenar de muertes, se disparen y toda la población y sus visitantes correrán riesgos graves, por no saberse manejar la pandemia. Que no hay regidor de Salud por incapacidad o por lo que sea, hay otros colaboradores con capacidad y conocimientos que pudieron entrarle al toro y no Edgar “Gatell” quien conocerá de rastrerismo político, pero de esto, nada, absolutamente nada. Igual sucede con Abelardo Aguirre, quien también está en la inopia sobre el problema. De ambos no se hace uno solo. Ese ha sido otro error gravísimo que ojalá y no cueste muchas muertes más.

Este es un problema que ni el regidor comisionado en Salud hubiese podido enfrentar con éxito. De pilón la sanitización, ha sido prácticamente un fracaso y la gente, se muestra valiéndole un cocol, porque si desde un principio no obedecieron a las recomendaciones sanitarias, nada más vea el centro de la ciudad: casi toda la gente no usa su cubre bocas. En pocos días el contagio será escandaloso. Dios quiera que no.

Sugerencias, crítica y comentarios: marionv8@hotmail.com